Raphaella SMITS
xxx
REVIEW MADRID, Spain 2007

home

newsletter

subscribe

discography

biography

instruments

interviews

schedule

press kit

reviews

links

contact

NEDERLANDSE
VERSIE

UCM

La Pasión según Henderickx

In Deep Silence, nuevo trabajo de la guitarrista Raphaella Smits para ACCENT

Javier Suárez-Pajares

Profesor Titular de Historia y Ciencias de la Música
Universidad Complutense Madrid, Spain



Pocas veces y pocos guitarristas pueden permitirse el lujo hoy día de poner en el mercado una obra tan personal como este 'In Deep Silence' de Raphaella Smits. Una obra que enriquece además el espacio discográfico con músicas alentadas por la guitarrista belga o compuestas para ella, al lado del Clásico con mayúsculas del repertorio contemporáneo para guitarra que es Leo Brouwer. Se configura así un programa muy bien tramado y sensiblemente dosificado que comienza con una obra firmada en 1995 por el compositor sueco Owe Walter. Música que habla de música, que se titula como el instrumento al que se destina, La guitarra, y que se divide en tres movimientos que son los tres nombres de la guitarrista: Raphaella, Maria y Michaella. Música que forma una suite compacta de un extraordinario dinamismo, efectivo y espectacular en sus extremos, con un centro más extático y declamatorio y un final fogoso que recupera música de los movimientos anteriores entre dos enunciados de un potente tema en el que posiblemente radique la razón de titular la obra en castellano. Su impulso fundamental es el ritmo, de cuyas fuerzas motrices –tras una especie de preludio que forma parte del primer movimiento– surge, se proyecta y se extiende todo dando lugar a un tiempo interesante y puramente musical.

Muy contrastante resulta el inconfundible guitarrismo de Leo Brouwer, con su música que se autogenera como un fabuloso organismo. Su tríptico de apuntes de 1959, pinceladas frescas y rapidísimas de una música desbordante que deconstruye o medita con una asombrosa concisión, es quizá su primera obra maestra; Hika, in memorian Toru Takemitsu, escrita casi cuarenta años después, muestra la fase reposada de aquel mismo lenguaje y además comparte con el último de los apuntes, Sobre un canto de Bulgaria, un tema recurrente en la obra de Brouwer que también aparece, por ejemplo, en su Concierto de Volos.

La expresión más moderada de la obra In deep silence I (1998) del compositor belga Wim Henderickx, que da título al disco, sirve con sus trece minutos de duración como interludio entre lo ceñidamente musical –Walter y Brouwer– y lo esencialmente representativo y dramático de Saeta, una obra novísima concluida por Henderickx en 2004. Saeta es para mí, una verdadera revelación: un políptico de siete movimientos que son siete tablas de pintura flamenca (de Flandes) o siete pasos de Semana Santa. Entre el expresionismo y la hondura gitana de la experiencia religiosa, Henderickx encuentra un espacio de creación maravilloso y da al repertorio guitarrístico –cosa nada habitual– una música grande que trata de algo tan universal dentro de nuestra cultura occidental como la Pasión de Jesucristo. Una música tensa y piadosa en la que se siente la desesperación obstinada de la condena, Christ condemned to death; la infinitud cansina y desmayada del camino al Calvario apenas aliviada por el consuelo orante de un canto llano; la desnudez desgarrada pero pacífica de la lamentación de la Virgen; se cuentan los tres clavos de Cristo en la Cruz en el movimiento de expresión más andaluza, The crucifixion of Jesus; y se narra con crudeza la terrible muerte de Cristo que finaliza con trece golpes, campanadas macabras que marcan el clímax expresivo de la obra. Tras este movimiento, tan terrestre, la Resurrección se representa aérea, sotto voce, en un movimiento escrito entero con armónicos octavados, y la composición concluye reposadamente con una meditación.

Raphaella Smits, responsable en gran medida de esta música, la interpreta –nunca mejor dicho– como si fuera suya, con una guitarra de ocho cuerdas del luthier californiano John Gilbert, instrumento potente y robusto, con unos armónicos que convienen al repertorio interpretado, de la que Smits aprovecha toda su fuerza y los matices cromáticos de los ataques sul tasto. Un capricho. Un descubrimiento. Una revelación.

< Last update: 31-III-2007> < Top of page > < Subscribe now! >